Jon-Cardwell_Asif-Khan_Room-on-a-Hill_-American-ash_-TMT-(1)_carousel

Trabajar con madera de frondosas. AJ&B comparten su experiencia con la madera de tulipwood térmotratada

El año pasado, AHEC colaboró con el arquitecto Asif Khan y los carpinteros Aldworth James y Bond (AJ&B) para crear una estructura de patio de recreo que debía ampliar el espacio para los alumnos de la Escuela Primaria de Chisenhale. Para AHEC no solo era una excelente oportunidad de ayudar en un importante proyecto comunitario, sino que le brindaba la oportunidad de ensayar y supervisar una estructura permanente al aire libre hecha de madera de tulipwood estadounidense térmicamente modificada (TMT).

El tulipwood no tratado tiene la albura de color blanco cremoso y en ocasiones es veteado, mientras que su duramen varía del marrón amarillento claro al verde oliva. Sin embargo, para que la madera pueda sobrevivir al aire libre debe ser modificada térmicamente, lo que le da un intenso color marrón oscuro. 

El proceso de modificación térmica implica calentar la madera al vacío a una temperatura de entre 180º y 215° C por un período de tres a cuatro días. La parte de la madera que se une al agua, la hemicelulosa, disminuye durante el calentamiento, lo que reduce el contenido de humedad de la madera a menos del 5 % (un contenido muy bajo). Esto significa que ya no puede absorber humedad y, en consecuencia, es menos propensa a la deformación, el ahuecamiento y las demás afectaciones procedentes de los cambios de humedad. Además de eliminar la hemicelulosa, el calentamiento también elimina los carbohidratos de la madera, que son nutrientes habituales de insectos y hongos que generan pudrición, de modo que la madera se vuelve más resistente a la putrefacción.

Si bien el proceso de secado aumenta enormemente el rendimiento de la madera al aire libre, también la hace más propensa a agrietarse y romperse. Como AHEC no había tenido nunca la oportunidad de supervisar su uso en un entorno al aire libre permanente, era un experimento emocionante ver cómo respondería. 

Dan Benson, jefe de operaciones de AJ&B, ha quedado impresionado con la madera desde el momento en que llegó del depósito; según él, no hubo sorpresas. «Hay poca fluctuación en el grosor de las tablas de madera, por lo que manipular las piezas más gruesas requirió poco mecanizado», lo que era la preocupación natural de Dan al trabajar con una madera nueva. Tampoco hubo diferencia en la cantidad de material dañado respecto a cualquier otra madera.

Una vez que los carpinteros de AJ&B empezaron a trabajar con la madera de tulipwood y de fresno térmicamente modificada, mediante el uso de la cepilladora/regruesadora, y sierras de cinta y de mesa, así como de la máquina CNC, quedaron impresionados con su rendimiento, ya que se comportaba casi de la misma manera que la madera de tulipwood no modificada térmicamente. La única excepción era su flexibilidad, ligeramente reducida. Según Del Bond, cofundador de AJ&B: «El material es muy similar a la madera no modificada térmicamente, pero ligeramente más frágil y difícil de encolar. Sin embargo, se mecaniza y retiene los tornillos y clavos exactamente igual». Y añade: «Con el lijado, la TMT se vuelve de color naranja, pero como tiene un acabado natural bonito, que se difumina y pasa de un marrón intenso a un color plateado, la dejamos cepillada y sin acabar».

Véase más información sobre Room on a Hill  («Habitación en una colina») y el cortometraje sobre el proyecto.

Véase también Paul’s Shed («El cobertizo de Paul»), hecho de fresno estadounidense térmicamente modificado.

Author

No author information to display.